Salud

¡Calma! 8 minutos de enojo son suficientes para infartarse según estudio

Un reciente estudio dirigido por Daichi Shimbo de la Universidad de Columbia en Nueva York ha arrojado resultados sorprendentes: el enojo durante solo 8 minutos podría tener efectos adversos significativos en los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Publicidad

Los hallazgos, que involucraron a 280 adultos jóvenes en aparente buen estado de salud, sugieren que los arrebatos de ira, aunque breves, pueden alterar el funcionamiento de los vasos sanguíneos. Esto podría explicar por qué algunas personas experimentan eventos cardíacos durante explosiones emocionales.

El procedimiento del estudio incluyó asignar aleatoriamente a los participantes a una de tres experiencias diferentes que inducían ira, ansiedad o tristeza durante 8 minutos, o simplemente a contar hacia arriba como medida de comparación. Se tomaron diversas mediciones de salud circulatoria, incluyendo muestras de sangre, monitoreo de la presión arterial y medición de la capacidad de los vasos sanguíneos para dilatarse en respuesta a un procedimiento estándar.

Los resultados fueron notables: aquellos expuestos a la ira experimentaron una caída en su capacidad de dilatación de los vasos sanguíneos que duró aproximadamente 40 minutos. Esta reducción está relacionada con un mayor riesgo de ataques cardíacos.

Publicidad

Los investigadores advierten que estos efectos pueden ocurrir rutinariamente durante el día o la semana, con posibles consecuencias a largo plazo. Los episodios repetidos de emociones negativas pueden afectar la fisiología cardiovascular con el tiempo, causando daños irreversibles.

enojo

Andrew Steptoe, del University College London, destacó que los efectos del enojo en los vasos sanguíneos son coherentes con observaciones previas que sugieren que los ataques cardíacos pueden ser desencadenados por emociones intensas. Sin embargo, reconoció las dificultades para controlar estas emociones.

Estos hallazgos respaldan la conexión entre experiencias emocionales intensas y eventos cardíacos. Por ejemplo, las personas tienen más del doble de probabilidades de experimentar enojo o malestar emocional en la hora previa a un ataque cardíaco.

Publicidad

Este estudio destaca la importancia de la gestión emocional para la salud cardiovascular y subraya la necesidad de abordar estrategias para controlar el enojo y otras emociones intensas como parte de la prevención de enfermedades cardíacas.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad