Nacional

Una semilla autorizada hace la diferencia en economía: ICA

El ICA y la Asociación Nacional de Semillas y Biotecnología, Acosemillas, trabajan en equipo por el uso de semillas autorizadas y la inocuidad del campo colombiano.

En medio del inicio de la temporada de siembra de cultivos clave como algodón, maíz, sorgo y arroz en diversas regiones del país, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Asociación Colombiana de Semillas y Biotecnología (Acosemillas) han lanzado un llamado urgente a todos los cultivadores y comercializadores de insumos y semillas. La premisa es clara: es fundamental utilizar semillas autorizadas por el Instituto para fortalecer la producción, reducir el riesgo de plagas y contribuir a la seguridad alimentaria nacional.

Publicidad

Colombia se enfrenta a una temporada crucial de siembra, y garantizar la calidad y la legalidad de las semillas es un paso fundamental para el éxito de esta empresa agrícola. Es por ello que el ICA, como entidad encargada de controlar y vigilar la producción e importación de semillas para la siembra, enfatiza la importancia de cumplir con los parámetros de calidad establecidos en las normas pertinentes, como la resolución ICA 3168 de 2015.

Esta resolución establece las condiciones que deben cumplir las semillas autorizadas para su comercialización, clasificándolas en seleccionadas y certificadas, ambas sometidas a rigurosos procesos de investigación, mejoramiento genético y control de calidad.

Luis Gerardo Arias, subgerente de Protección Vegetal del ICA, subraya la necesidad de responsabilidad por parte de los productores y cultivadores para garantizar la sanidad fitosanitaria del país. Destaca que el uso de semillas autorizadas favorece el establecimiento rápido y uniforme en el campo, asegura una población adecuada de plantas y genera cultivos libres de organismos patógenos. Además, resalta que estas semillas están exentas de contaminantes varietales y semillas de malezas, lo que asegura la cosecha de productos sanos e inocuos.

Publicidad

Por su parte, Leonardo Ariza gerente general de Acosemillas aseguró que “las semillas autorizadas deben cumplir con altos parámetros de calidad como física, fisiológica, genética y sanitaria, lo que da tranquilidad y confianza al comprador para el éxito de su cosecha”.

Para evitar estas adversidades, Ariza Ramírez enfatiza la importancia de adquirir semillas autorizadas en establecimientos registrados y realizar buenas prácticas agrícolas durante la siembra y el desarrollo del cultivo. Recuerda que la semilla es el origen de la seguridad alimentaria y, por lo tanto, su calidad y legalidad son fundamentales para el éxito del sector agrícola colombiano.

En Colombia, más de 1.000 especies están clasificadas como semillas autorizadas, entre las que se encuentran hortalizas, flores, aromáticas, forestales, entre otras.

El ICA y Acosemillas también hacen hincapié en la verificación del producto al momento de la compra, recomendando a los cultivadores verificar el registro del establecimiento comercial ante la entidad y comprobar la información del empaque y la etiqueta para evitar adquirir productos de mala calidad o ilegales. Es importante consultar en la página del ICA las fechas de compra y siembra de semillas, de acuerdo con su región.

Publicidad

Consecuencias de usar semillas ilegales

  • Plagas y enfermedades en el cultivo
  • Pone en riesgo su cosecha
  • Afecta su inversión ocasionando pérdidas económicas
  • Disminuye la calidad y la cantidad de la cosecha
¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad