Mundo

Corpus Christi: celebración de la Eucaristía

El Corpus Christi, también conocido como la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, es una fiesta de la Iglesia Católica que celebra la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía. Esta festividad tiene lugar el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que a su vez se celebra el domingo siguiente a Pentecostés. En muchos países, la celebración se traslada al domingo siguiente para facilitar la participación de los fieles.

Publicidad

Tiene como principal objetivo recordar el cuerpo y la sangre de Cristo a través del Santísimo Sacramento.

El Corpus Christi, ocurre 60 días después del Domingo de Resurrección.

En Colombia, la celebración se traslada del jueves al domingo desde el año 1983 para adecuarse al calendario laboral. Por lo tanto, es una fecha de tipo móvil que depende de la fecha en la que ocurre el Jueves Santo.

Publicidad

En este país el día de descanso se traslada al siguiente lunes por la ley Emiliani o ley 51.

La festividad del Corpus Christi fue instituida en el siglo XIII por el Papa Urbano IV mediante la bula “Transiturus de hoc mundo” en 1264. La decisión fue motivada en parte por los esfuerzos de Santa Juliana de Lieja, una monja belga que promovió la idea de una fiesta especial en honor al Sacramento de la Eucaristía.

El Corpus Christi se centra en la doctrina católica de la transubstanciación, que sostiene que, durante la consagración en la misa, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Esta celebración subraya la creencia en la presencia real de Jesús en el sacramento, y se utiliza para renovar la devoción y la fe en la Eucaristía.

Publicidad

La celebración del Corpus Christi varía según las regiones, pero comúnmente incluye una misa solemne seguida de una procesión con el Santísimo Sacramento, llevado en una custodia, por las calles de la localidad. Los fieles suelen adornar el recorrido con altares, flores y alfombras de colores para honrar la presencia de Cristo.

En muchos lugares, la procesión es acompañada por cantos, oraciones y actos de adoración, y es habitual que participen miembros de cofradías y hermandades, así como niños que han hecho recientemente su Primera Comunión. Esta procesión no solo es una manifestación de fe, sino también una forma de llevar la bendición eucarística a las calles y hogares de la comunidad.

El significado de esta fiesta católica reside en celebrar el recibimiento del cuerpo y la sangre de Cristo. Lo que en el ritual cristiano se realiza durante la Eucaristía, también llamada el Santo Sacrificio. De esta manera, los fieles devotos a Jesús comulgan con él.

Publicidad

Históricamente, se cree que este acto ocurrió el Jueves Santo, durante la Última Cena de Jesús con sus discípulos.

Jesucristo convirtió el pan en la representación de su cuerpo y el vino en la representación de su sangre, invitando a sus discípulos a que comieran y bebieran de él.

Es un acto que precede al santo sacrificio de Jesús en la cruz y, por lo tanto, venera su santidad como representante de Dios en la tierra.

Publicidad

El Corpus Christi es celebrado de diversas maneras alrededor del mundo. En España, por ejemplo, la festividad tiene especial relevancia en ciudades como Toledo y Granada, donde se organizan elaboradas procesiones y actividades culturales. En algunos países de América Latina, como Perú y Colombia, la fiesta se mezcla con tradiciones indígenas y locales, creando una celebración única y colorida.

El Corpus Christi es una oportunidad para los católicos de reafirmar su fe en la Eucaristía y de manifestar públicamente su devoción. A través de la misa y la procesión, los fieles expresan su amor y reverencia por Cristo presente en el sacramento, recordando la importancia de la Eucaristía en la vida espiritual y comunitaria.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad