Mundo

Cuaresma: reflexión, penitencia y preparación para la pascua

La Cuaresma es un tiempo litúrgico que conmemora los cuarenta días que Jesucristo pasó en el desierto, según los Evangelios, donde fue tentado por el diablo. Este periodo es considerado un tiempo de reflexión, penitencia y preparación espiritual para la celebración de la Pascua, que conmemora la resurrección de Jesús.

Publicidad

La Cuaresma inicia cada año el Miércoles de Ceniza y concluye en Jueves Santo.

De forma tradicional, la Cuaresma supone un período de penitencia y purificación que prepara a la comunidad cristiana a la Pascua y Resurrección de Cristo. La celebración simboliza, entre otras cosas, los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto ayunando mientras era incitado por el diablo.

Publicidad

Esta es una festividad que no tiene fecha fija, sino que depende del inicio de la Pascua, la cual se establece el primer domingo después de la primera luna llena de la primavera. A partir de ahí, se cuentan cuarenta días hacía atrás excluyendo los domingos. Esa será la fecha en que inicie la Cuaresma.

En 2024, la Cuaresma tendrá lugar entre el 14 de febrero y el 28 de marzo.

Durante la Cuaresma, los fieles a menudo se comprometen a prácticas de penitencia, como el ayuno, la oración y la limosna. El ayuno puede implicar abstenerse de ciertos alimentos, como carne, o reducir la cantidad de comida consumida. La oración y la meditación son actividades centrales para profundizar en la relación con Dios, mientras que la limosna se refiere a la caridad y la ayuda a los necesitados.

Publicidad

De este modo, se incrementa la oración mediante el Vía Crucis, práctica realizada cada viernes durante esta celebración y que recuerda el sufrimiento de Jesús desde su sentencia de muerte hasta su crucifixión.

En este tiempo se intensifica la confesión y la reflexión que los fieles hacen sobre su propia experiencia. Es un momento de arrepentimiento y reconciliación.

Asimismo, en la Cuaresma se intensifica la lectura de la Biblia y los actos espirituales, de misericordia y el recuerdo o la celebración del Bautismo.

Publicidad

Esta celebración cuenta con una serie de elementos distintivos. Por ejemplo, el color litúrgico es el morado, símbolo de penitencia. Los altares no suelen adornarse con flores, destaca más bien la parquedad en los decorados. Durante la Cuaresma también se suprimen dos cantos en la misa: el Gloria y el Aleluya.

En resumen, la Cuaresma es un periodo importante en el calendario litúrgico cristiano que invita a los fieles a reflexionar, arrepentirse y prepararse espiritualmente para la celebración de la Pascua.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad