Sin categoría

“Quiebra, miseria y desespero”, la realidad de los comerciantes de Cereté durante la pandemia

Desesperados y al borde de la quiebra se encuentran los dueños de bares y licoreras en el municipio de Cereté, por la crisis que les ha generado los continuas decretos emitidos por las autoridades que tendrían como fin mitigar los efectos de la pandemia.

Publicidad

Sin embargo, este no es la situación que le causa molestia e indignación a los comerciantes, sino, la falta de atención y compromiso del Alcalde Luis Antonio Rhenals, para brindarles una ‘mano amiga’ en estos tiempos difíciles, ya que este ha sido uno de los sectores de la economía más golpeados por el Covid-19.

Y es que mientras en Montería, el mandatario Carlos Ordosgoitia bajo su autonomía administrativa, modificó el decreto que prohibía la venta de licores a través de domicilios y plataformas virtuales, para de esta forma darles un alivio a las miles de personas que dependen de este sector, en Cereté el panorama es desalentador para este gremio.

“Definitivamente nos tiene arruinados, en Cereté dependen más de 800 familias de esta actividad económica, pero lo que más duele es la indiferencia de este alcalde ante nuestro llamado, que coja ejemplo del Alcalde de Montería, que sí escucha a la gente que lo eligió”, indicó un vocero de los bares en Cereté.

Este medio tuvo conocimiento que en días pasados este gremio al no ser escuchados por el alcalde se reunió de manera formal y, decidieron elevar un derecho de petición solicitando flexibilidad en las medidas; teniendo en cuenta que son los que más pagan impuestos en el municipio.

Publicidad

La molestia de los comerciantes va más allá debido a la incoherencia mostrada por el mismo mandatario Toño Rhenals, “Mientras nos manda a cerrar los negocios y nosotros acatamos la norma, él permite que se viole la ley haciendo parrandas en casa de evento de sus familiares y dando permiso para fiestas en fincas con grandes artistas”, expresó otro dueño de bar en Cereté.

Esta situación es preocupante si se tiene en cuenta que varias licoreras han tenido inclusive que cerrar sus puertas, ante la imposibilidad de sostener la nómina de empleados ante las restricciones y la falta de ayudas por parte de la Alcaldía. “Los impuestos no nos rebajaron ni un peso este año, ni siquiera en consideración por el tiempo que llevamos sin prestar nuestros servicios”.

Adjunto pueden consultar el derecho de petición entregado a la Alcaldía de Cereté el pasado 18 de marzo y firmado por 15 propietarios de bares y el cual aún no ha sido respondido por parte de la administración municipal, demostrando una vez más que poco le importa la reactivación de la economía en las familias cereteanas.

En aras de la objetividad este medio se intentó comunicar con el Alcalde para saber su versión de los hechos ante esta problemática que afecta a un sector de la comunidad, pero no obtuvo respuesta alguna.

Publicidad

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad