JudicialNacional

Hombre denuncia que habría sido abusado por 36 sacerdotes Villavicencio

Los pormenores de esa grave denuncia contra los sacerdotes de la arquidiócesis de Villavicencio, la hizo el testigo que está bajo protección de la Fiscalía.

Publicidad

El hombre mencionado por Caracol Radio —y de quien se reserva la identidad por seguridad—habría sido víctima de abusos sexuales, al parecer, por todos estos curas desde que tenía 13 años y durante su adolescencia. Ahora, ya mayor de edad, decidió denunciarlos ante la iglesia y las autoridades.

La víctima aseguró a la emisora que los presuntos actos sexuales contra él y otros menores de edad, habitantes de la capital del Meta, ocurrieron en la curia arquidiocesana, en casas curales, despachos parroquiales, parroquias, carros de los curas, hoteles, municipios cercanos y hasta en un templo.

“Uno de los curas disfrutaba el sexo en su templo parroquial”, añadió la víctima, que también reveló que algunos sacerdotes “tenían prácticas de sexo en grupo con menores y adolescentes, y uso de alcohol y drogas”, agregó el medio.

Publicidad

Además, contó el testigo que la casa cural del barrio Manantial, en Villavicencio, “fue mucho tiempo el sitio de encuentro de estos sacerdotes con las víctimas”. Supuestamente, decenas de niños y adolescentes eran intercambiados entre los curas.

“[El denunciante] conoció al primer sacerdote a sus 13 años, este lo vio vulnerable y a cambio de mercados, ropa y dinero comenzó a abusarlo sexualmente. Cuando, al parecer, ‘se cansó’ de él (víctima) le pidió que le llevara un casete a otro sacerdote. Se repetía la misma historia, el cura estaba un tiempo con el muchacho, conocía a otro y se lo enviaba a otro sacerdote con alguna otra excusa”, destacó Caracol Radio.
Según lo revelado por la emisora, algunos de estos menores se convirtieron en parejas estables de los clérigos y eran presentados ante la comunidad como “primos, sobrinos o ahijados”.

El “modus operandi” de esta supuesta red de pedófilos, dice la frecuencia, buscaba entre sus víctimas tres patrones muy comunes en el abuso sexual clerical: que fuera hombre, perteneciera a una familia muy pobre y disfuncional.

Esos abusos sexuales de los sacerdotes habrían sido silenciados con la compra de mercados, ropa, paseos y dinero. Todo financiado por las iglesias de Villavicencio, detalla el medio radial.

Publicidad

Por este relato que la víctima expuso inicialmente ante Monseñor Óscar Urbina, arzobispo de Villavicencio, y la Fiscalía, 22 sacerdotes han sido suspendidos. Otros 10 permanecen bajo la mira de la autoridad en una ardua investigación, y los otros 4 ya murieron: dos fueron asesinados.

Los involucrados son investigados por los delitos de inducción a la prostitución, abuso sexual con menor de edad, abuso sexual con persona en estado de indefensión y concierto para delinquir.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad