Opinión

¿La felicidad existe?

Después de escuchar a una de esas emprendedoras que siguen muy cerca de mí más allá de los eventos y que a veces me cuentan sus penas buscando un empujón emocional, me jale un discurso sobre la persistencia en medio del cual le mencioné la palabra: “felicidad”, a sus 21 añitos interrumpió mi oratoria y me dijo: “Mary, la felicidad no existe, al menos no para mí”. Me impactó su respuesta, porque a mis más de 4 décadas y a pesar de los momentos de incredulidad, malos tiempos y desamores, solo hay tres cosas en las que creo firmemente y sin dudar: Dios, el amor y la felicidad.

Publicidad

Dicen que los seres humanos no estamos diseñados para ser felices, sino para sobrevivir y reproducirnos, como todas las demás criaturas del mundo.
La RAE define la felicidad como un “Estado de grata satisfacción espiritual y física” por supuesto no señala cuánto dura, si es viable o no y cómo se consigue, lo que si encontramos son muchos libros que señalan las fórmulas para ser felices, y en las redes sociales hay ciento un mil o más psicólogos, psiquiatras y creadores de contenido que te enseñan las claves para ser feliz.

No sé qué piensan mis lectores, pero, aunque no soy psicóloga me atrevo a afirmar de acuerdo a mi experiencia de vida que la felicidad si existe y aunque suene a cliché, debemos tener claro que no es el resultado de cuanto tenemos, de las metas que logramos ni del éxito que alcanzamos y que no se puede sostener indefinidamente en el tiempo sin nada que la empañe alguna que otra vez. La felicidad está directamente ligada a la salud mental, pero también puede destruirla cuando la condicionamos a lo superficial, cuando se convierte en una meta que resulta inalcanzable o cuando se finge tenerla en los momentos más oscuros. Sin lugar a dudas somos más productivos cuando nos sentimos felices con la actividad que realizamos día a día, los emprendedores que deciden sacar adelante sus proyectos, no solo pelean con uñas y dientes por sus negocios, en últimas, lo que defienden, es su felicidad.

La felicidad es un acto de valentía y fuerza interior para sonreír con el corazón y el alma en medio de cualquier vicisitud. Es una decisión y está ligada a la capacidad que desarrollamos para sortear: obstáculos, crisis, carencias, errores, personas tóxicas y todo aquello que la amenace. La felicidad es simple y se compone de cosas simples, gratuitas y pequeñas. es una manera de viajar, no un destino

Publicidad

Solo cuando interiorizamos esta fórmula, la mantenemos siempre de nuestro lado, de lo contrario “Se cuela por una puerta que no sabías que estaba abierta”, como decía John Barrymore.
¿Qué piensas tú de la felicidad?

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad