Opinión

Inversión social, la clave

Por: Carlos Ordosgoitia Sanin

Publicidad

La acertada política social y los positivos indicadores en materia de aumento de la empleabilidad e igualdad en la ciudad dan cuenta de una Montería destacada.

Disminuir el desempleo 1,4 % para el trimestre junio – agosto de 2023; ser la capital del Caribe con la menor cifra de pobreza monetaria extrema con un 9,4 %, siendo además la segunda ciudad de la región con el menor indicador; estar entre las 5 capitales del país con mayor índice de disminución de la desigualdad y concentración de la riqueza, y lograr una disminución de 5,4 % en la informalidad, son una motivación para seguir construyendo y recorriendo el camino del mejoramiento de la calidad de vida de los monterianos.

En nuestra administración, recibimos una de las cifras más altas del país en materia de desempleo, 13,5 % a corte de diciembre de 2019. Esta dificultad se multiplicó, a causa de la pandemia, que llevó las cifras a cerca del 25 %.

Publicidad

No fuimos inferiores a este reto y empezamos a trabajar planteando diferentes alternativas con la empresa privada para lograr la sinergia necesaria con el sector público y así recuperar la economía y apoyar el emprendimiento, en aras de generar el tan necesario empleo en los barrios.

Todo empieza a tener sentido, no podemos estar bien si todos no estamos bien. Los resultados de nuestra gestión están a la vista y son producto de la implementación de una verdadera política social, con inversión de calidad para darle herramientas a los ciudadanos más necesitados. No bajaremos la guardia y seguiremos trabajando para llevar los índices de desocupación a un dígito.

En el Gobierno de la Gente hemos gobernado desde la empatía y la construcción colectiva sin privilegios, porque entendimos que la clave era escuchar a todos los ciudadanos. Estamos mejorando la microeconomía en barrios y corregimientos, brindando tranquilidad y seguridad a los ciudadanos.

Lo que antes era un círculo vicioso de privilegios, lo convertimos en un círculo virtuoso, alejado de vanidades y amiguismos; para lograr de esta manera sacar del olvido al sur, al occidente, al oriente, al norte norte y a la zona rural. Hoy tenemos una Montería Grande, que hemos consolidado desde lo social, la inversión y el apoyo decidido al campo.

Publicidad

Gracias a Dios y a la ciudadanía, recibimos la responsabilidad de administrar el municipio, razón por la que no hemos escatimado ni en tiempo ni en energía, para ejercer las acciones dirigidas al bienestar de los ciudadanos, en especial los que nunca habían sido favorecidos. Le agradezco al equipo que me ha acompañado en esta honorífica misión de administrar la ciudad.

Nos propusimos ser un Gobierno de la Gente, que ha empoderado a las comunidades para saldar deudas históricas. Ese ha sido nuestro norte y seguiremos estructurando proyectos de gran impacto para la ciudad, desde lo social, urbanístico, cultural y ambiental. Trabajaremos por los monterianos, hasta el último segundo del año, con total responsabilidad, dedicación y voluntad. Sin duda, Montería respira diferente y es gratificante ver un municipio más equitativo e igualitario.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad