Opinión

Quien no esté dispuesto a cambiar, perecerá

Si no estás dispuesto o dispuesta a reflexionar, no sigas leyendo, porque estas líneas, además de ser un mensaje con aroma a cafeína, dónde estamos llamados a despertar, también es una señal que invita a la coherencia.

Publicidad

Hoy, en Córdoba, nos encontramos con dos tipos de jóvenes, aquellos que en una muestra desesperanzadora, con gestos de rechazo, solo dicen que todo se hace con plata y que el cambio del paradigma es solo una ilusión. Mientras que los otros, creen ser los dueños de la sabiduría y de la moral más intachable, según ellos, en sus manos tienen la única potestad para la crítica.

Mientras unos no se mueven si no hay plata, los otros no se mueven porque todo está mal, menos, el idilio que tienen en sus cabezas. Ustedes, los primeros, no tardarán en ser arrastrados por el agua del nuevo futuro. Los segundos, la vida aún les dará la oportunidad de entender que en la mesa del pensamiento hay más de una verdad, y seguramente no es la que ustedes tienen.

Las cosas están cambiando, y entendemos que estas elecciones serán atípicas. Decir que apenas hemos despertado es asumir que somos tontos, mejor diría que los jóvenes nos levantamos de la cama, estamos bañados y dispuestos a transformar.

Publicidad

Para las nuevas generaciones, les dejo un mensaje lleno de esperanza y cariño: la política está cambiando, y espero que se vayan preparando aquellos que solo han sabido hacerla de una misma manera durante muchos años. Quizás hoy no veremos un cambio de la realidad política de nuestra tierra, pero les aseguro que en el relevo generacional aquellos que no estén dispuestos a cambiar, aquellos que se les haga imposible avanzar con las corrientes nuevas, perecerá.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad