Mundo

Mujer perdió su empleo por estar grabando videos para TikTok

El caso de Maika Cabrera destaca cómo el uso de TikTok, una popular plataforma para compartir contenido, puede tener repercusiones inesperadas en la vida laboral de las personas. A sus 61 años, esta trabajadora perdió su empleo como aseadora de colegios en Madrid, España, debido a sus videos de coreografías grabados en su entorno laboral.

Publicidad

Aunque Cabrera argumentó que grababa los videos durante su tiempo de descanso o después de su jornada laboral, utilizando el uniforme y utensilios de limpieza del colegio, la institución consideró esta conducta inapropiada. A pesar de que ella afirmó que los videos le ayudaban a escapar de la monotonía y liberar estrés, la decisión de la institución fue firme.

Este caso resalta los desafíos que enfrentan las personas al equilibrar su vida personal y laboral en la era de las redes sociales, donde las fronteras entre ambos aspectos pueden difuminarse fácilmente. Ahora, Maika Cabrera se encuentra frente a un futuro incierto después de dos décadas de trabajo y cerca de la jubilación.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Publicidad