Viernes , noviembre 24 2017
Home / Noticias destacadas / La Mafia del Asbesto: Peligro cotidiano en Colombia y el mundo

La Mafia del Asbesto: Peligro cotidiano en Colombia y el mundo

Una acción colectiva de mediados del Siglo XX hizo que el asbesto esté prohibido en 55 países. Colombia aún no se suma a la lista.

Por: Silvia Margarita Rugeles

En 1905 Alphonse Emsens, adquiere la licencia patentada en 1900 por el austríaco Ludwing Hatschek, quien había inventado una tecnología que permitía la producción en serie de hojas planas hechas de cemento reforzado con fibras, que podrían ser utilizadas como techos para las viviendas. De esta forma, Emsens funda en la ciudad de Harem, cerca de Bruselas, la fábrica de fibrocemento conocida con el nombre de Eternit y que hoy conforma la multinacional Etex Group NV.

                       Aspecto de la fábrica de fibrocemento Eternit en Harem, Bélgica. Fotografía tomada de la página web de la compañía Etex Inspiring Way of Living.

En 1906 la fábrica Eternit de Casale Monferrato en Italia abrió sus puertas, instalándose muy cerca de la mina de Balangero de la que se extraían manualmente por los trabajadores, los minerales necesarios para la producción de las mundialmente conocidas como las ¨Tejas de Eternit¨, dentro de aquellos minerales extraídos se encontraba, el peligroso asbesto.

El asbesto, también conocido como amianto, corresponde a un grupo de minerales metamórficos fibrosos, compuestos de silicatos de cadena doble, con fibras largas, resistentes y flexibles, que se pueden separar para ser entrelazadas. La Agencia Internacional del Cáncer IARC declaró al asbesto un mineral cancerígeno en 1977.

Resultando insuficiente la mina de Balangero para la extracción del asbesto, la fábrica de Casale Monferrato, logró aprovisionarse de asbesto en Brasil, Canadá, Sudáfrica y Rusia, el que llegaba a la fábrica en sacos, que se descargaban y abrían a mano, su contenido era llevado manualmente con horquillas a grandes silos.

Era tal la contaminación ambiental en torno de la fábrica Casale Monferrato, que daba la impresión de una bruma permanente. Era tal la bruma que se esparcía por la pequeña ciudad, que durante la Segunda Guerra mundial, la aviación americana en varias ocasiones, intentó destruir el puente sobre el río Po, misión que se tornó imposible. Los aviadores se referían sorprendidos de aquel misterioso fenómeno atmosférico, que en cualquier estación del año, hacía que sobre la ciudad se concentraran espesas nubes blancas, las que hoy sabemos eran nubes mortíferas cargadas de asbesto.

             Espesa Bruma sobre el río Po. fuente http://news.bbcimg.co.uk/media/images/8 … ration.jpg

La fábrica de Eternit de Casale Monferrato era en apariencia, una fábrica paternalista y generosa. Su generosidad consistía, en regalar pizarras de cemento-amianto a sus trabajadores. Los sacos en los que llegaba el asbesto podían ser llevados por los obreros a sus casas, para ser utilizados recogiendo las patatas, los residuos de la fábrica eran dejados expuestos a los habitantes de la ciudad, para que fueran llevados a sus hogares y fueron utilizados como aislantes de los desvanes o utilizados en las alamedas de los jardines. En aquella época como vemos, no existían las normas de seguridad industrial.

Con el paso de los años, Casales Monferrato se tornó en una ciudad de jóvenes habitantes, todos morían antes de cumplir los 60 años. Sólo hasta 1947 se reconoció el primer caso de asbestosis como enfermedad. Los médicos de la fábrica Casales Monferrato, se negaban a reconocer la enfermedad, pero pronto, se empezó a tomar conciencia por los trabajadores que la asbestosis era una enfermedad relacionada con la producción de tejas de Eternit, la génisis de los que hoy se conoce como enfermedad profesional.

Durante más de una década, se empezaron a gestar enfrentamientos en defensa de la salud entre los trabajadores de la Fabrica Casales Monferrato y sus dueños, quienes alegaban que el trabajo realizado en esas condiciones de exposición al asbesto no representaba ningún peligro. En 1961 los trabajadores de la Fábrica de Casales Monferrato organizaron una huelga violentamente reprimida por la policía, los trabajadores tuvieron que esperar 20 años para que por primera vez, la fábrica les facilitara guantes y tapabocas para protección a su exposición al asbesto, como norma de seguridad industrial.

En 1979 los trabajadores de la Fabrica Casales Monferrato y los habitantes de la ciudad, en lo que hoy podríamos llamar una ¨acción Colectiva¨ bajo la dirección del joven Bruno Pesce como

nuevo dirigente de la Cámara de Trabajo de la ciudad, solicitaron un estudio médico sobre las exposiciones nocivas al asbesto, pero ya no practicada por los médicos de la fábrica, que siempre habían conceptuado que el asbesto no era nocivo para la salud, si no por la Clínica del Trabajo de Pavía. La investigación en terreno duró 40 días y demostró que los níveles de exposición al asbesto eran muy elevados. La fábrica de Eternit de Casales Monferrato se vió obligada a reconocer lo que hoy sería una prima de riesgo profesional por valor de 24.000 liras al mes para cada uno de los trabajadores, los que consideró se encontraban más expuestos al asbesto.

En 1986 la Fábrica de Eternit de Casales Monferrato cerró sus puertas, argumentando la quiebra por las normas de seguridad industrial que debían cumplirse. Pero el número de víctimas morales no dejaba de aumentar, porque el periodo de latencia entre la exposición al asbesto y la aparición del cáncer puede extenderse hasta por cuarenta años.

En Marzo de 2009, Bruno Pesce tuvo oportunidad de explicar en un congreso internacional la ola de muerte y enfermedad que había cubierto a Casales Monferrato durante un siglo, lo que hizo que en Diciembre de ese mismo año, fuera presentada una demanda de carácter penal ante el Tribunal de Turín contra el dueño y ex administrador de la Fabrica Eternit de Casales Monferrato, en la que se alegaron los cargos de homicidio intencional de más de 3000 personas y la enfermedad de otras 800, los cargos causaron risa en Italia y en el mundo.

El 13 de Febrero de 2012 el Tribunal de Turín emitió la histórica sentencia condenatoria de 18 años de prisión contra el magnate suizo Stephan Scmiedheiny propietario de la Fabrica Eternit de Casales Monferrato y su antiguo administrador el Barón belga Luis de Cartier de Marhienne, por violación intencional a las normas de seguridad industrial que causaron una catástrofe sanitaria y ambiental permanente en la pequeña ciudad de Casales Monferrato. Así mismo, la sentencia impone una multa de 170 millones de euros a favor de los afectados y familiares de los habitantes de los ayuntamientos y regiones afectadas por las espesas nubes de asbesto que en la segunda guerra mundial impidieron que aviones norteamericanos bombardearan el puente sobre el río Po. Tres horas, demoró el Juez Guiseppe Casalbore leyendo la sentencia de indemnización para cada uno de los 4500 afectos que entre risas de emoción y lágrimas los captó los medios de comunicación del mundo entero.

                    Tributo a los que murieron por el asbesto, frente al local de Fibronit en Casal Monferrato – Foto de Ro-buk

Dos años después del histórico fallo, la Corte de Casación Italiana, anuló la condena contra el multimillonario Stephan Schmidheiny por prescripción de los delitos, pero el plazo de prescripción en materia de derecho civil podría prolongarse, aunque no lo suficiente para las víctimas del asbesto.

En Colombia, la Senadora Nadia Blel acaba de radicar en el mes de agosto de 2017 el proyecto de ley ¨Ana Cecilia Niño¨ nombre en honor de una víctima del asbesto en Colombia. El proyecto de ley prohíbe el uso de asbesto en el territorio nacional y se establecen las garantías de protección a la salud de los colombianos frente a sustancias nocivas. Nunca es tarde, tuvo que pasar más de un siglo para que en Colombia se tomara conciencia sobre las consecuencias mortales del uso y exposición al asbesto.

Eternit Colombia S.A. ha cubierto más de 300 millones de metros cuadrados con sus tejas, e instalado más de un millón y medio de tanques y se ha extendido con más de 40.000 kilómetros de tubería y alcantarillado por todo el territorio nacional, material de construcción que contiene asbesto. Permitirá pacíficamente Eternit Colombia S.A. la aprobación de la ley Äna Cecilia

About admin

Te Puede Interesar

Diocesano Pablo VI, el único colegio Campestre de Cereté y la Región.

El colegio Diocesano Pablo VI de la Ciudad de Cerete, es uno de los pioneros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *